República Dominicana

Historia

historia

 

Macorís comienza a figurar como común (municipio) en las leyes de gastos públicos desde el 18 de diciembre de 1866, sin que se haya encontrado ni ley ni decreto anterior a esa fecha que operara su elevación a tal categoría.

Antes de 1852 Macorís era una sección perteneciente al Seibó. La primera referencia de que Macorís es Puesto Militar, la encontramos en una ley del 16 de abril de 1852, que fijaba los límites de las comunes de Hato Mayor y San Antonio de Guerra, la cual en su articulado No.2 dice: “El Puesto Militar de Macorís queda agregado a la común de Hato Mayor”

La primera Alcaldía Constitucional se instaló en 1857, la misma estuvo a cargo Juan Manuel Pinto, quien duró poco tiempo en esas funciones, siendo sustituido por Ramón Mota. En 1858 fue designado Pedro Bernal como Jefe Comunal, sustituyendo a Norberto Maldonado. Bajo su gobierno se construyeron los primeros edificios públicos: la Casa Municipal, la Comandancia de Armas, la Cárcel y la Casa Curial.

El 10 de septiembre de 1882, aniversario del hallazgo de los restos de Cristóbal Colón en la Catedral Metropolitana, se estableció, efectivamente, la elevación de San Pedro de Macorís a Distrito marítimo. Ocupaba la presidencia de la República Monseñor Meriño y con este motivo vino desde la Capital una comisión con poderes del Ejecutivo, compuesta por los señores Eliseo Grullón, general Juan Antonio Lora y Leopoldo Damirón, quienes constituyeron los cargos más importantes del Gobierno, en la forma siguiente : Gobernador, general Ramón Castillo, quien se venía desempeñando en el Gobierno Comunal; Comandante de Armas, coronel Manuel Ramírez; Comandante del Puerto, José Antonio Carbucia; Administrador de Hacienda, Manuel Urraca.

 

También fue nombrado Francisco Javier Nicolás, como Administrador de Correos. Algunos días después, pero en el mismo año, se nombró a Juan Bernard como Interventor de Aduanas y se instaló el Juzgado de Primera Instancia, quedando constituido de la siguiente manera: Juez de Primera Instancia, Lic. Antonio F. Soler; Procurador Fiscal, Lic. Leovigildo Cuello; Juez de Instrucción, Lic. Luis Arturo Bermúdez.

El nombre del municipio de San Pedro de Macorís, tiene un origen histórico de relevancia, la primera aldea, La Punta o Macorix, fue fundada en la margen occidental del río Macorix en 1822.
Los primeros habitantes de la ciudad de San Pedro de Macorís proceden de Santo Domingo y de la villa de San Carlos, fundamentalmente. Se admite, tradicionalmente, que el origen de la ciudad de San Pedro de Macorís data del 1822, fecha en que un grupo de hombres y mujeres para escapar de la dominación haitiana se refugiaron en ese sitio.

Más tarde, en 1846, la casi totalidad de los habitantes de la aldea se trasladaron a la ribera oriental del río, donde fundaron la aldea Mosquitisol. 9 El nombre Macorix predominó como identificación étnica con la tribu indígena que habitaba ese lugar en tiempos remotos.


Varios acontecimientos históricos, o hechos de naturaleza económica o social han marcado el desarrollo del municipio a través de la historia, el cultivo de la caña de azúcar fue el principal factor de desarrollo del municipio y de la provincia y, posteriormente, pasaron a ocupar lugares importantes la Zona Franca Industrial, la Universidad Central del Este, el turismo, y las empresas de la “Zona Industrial Dr. Miguel Feris Iglesias”, entre otras empresas.

Los primeros trapiches de San Pedro de Macorís datan de la época colonial, el primero se instaló en la boca del río Macorix y el resto en sus áreas de influencia. Durante el período 1850-1879 predomina el trapiche como fuente principal de producción, con todas las características de una organización social y económica correspondiente a un capitalismo en etapa primaria, que impidió convertir sus fábricas de azúcar en ingenios, que explica su producción muy limitada y no competitiva en el mercado mundial. 10 A pesar de ello, en el decenio de 1850 Macorís experimentó un auge económico extraordinario, a tal punto que Antonio Guzmán, Jefe Militar, pudo iluminar las calles mediante el uso de faroles alimentados con gas kerosene. De esa manera, Macorís se convierte en la primera ciudad de la región con alumbrado en sus vías públicas.